Portada » Vida sana » Pera, el “regalo de los dioses”

Pera, el “regalo de los dioses”

septiembre 11, 2017

Fue llamada así por el sabor delicioso de su pulpa y su textura suavemente mantecosa. Dulce y jugosa, es una de las frutas favoritas para comer sola o elaborada. Además, sus propiedades para el organismo son muy variadas.

Según la variedad, la finísima cáscara de la pera puede ser amarilla, verde, rojiza o marrón, o una combinación de dos o más de estos colores. Su pulpa blanca o de color crema es muy dulce y jugosa, y la textura es suave y ligeramente granulada. Está emparentada con la manzana y el membrillo. El nombre científico con que se la conoce es Pyrus communis.

Origen

El origen de la pera se encuentra en los países del Este de Europa y Asia Occidental. De ahí surgió de las especies Pyrus nivalis y Pyrus caucasica. En la actualidad, se cultiva especialmente en Europa, Norte de África y Asia. Algunos estudios paleontológicos indican que su cultivo podría remontarse hasta 40 siglos atrás, y es frecuente encontrar textos griegos en los que hacen referencia a los perales, como en el caso de algunas narraciones de Homero. Este árbol es bastante longevo, ya que puede dar frutos aún cuando haya alcanzado los cien años o más.

Información nutricional

Entre sus componentes nutricionales la pera contiene ácidos grasos Omega 6 como el oleico, palmítico, glutamínico, y linoleico, que el organismo no produce y deben ingerirse en los alimentos. También contiene antioxidantes como el ácido cafeico y el ascórbico (vitamina C).

Este fruto también posee betacarotenos (pro vitamina A), aminoácidos como el ácido aspártico, arginina y minerales, entre ellos, potasio, fósforo, magnesio, calcio y cobre. También cuenta con vitamina B –sobre todo ácido fólico-, D y E.

Propiedades de la pera

Con propiedades revitalizadoras e hidratantes en verano, la pera ayuda a depurar el organismo ya que es diurética y ayuda a combatir el tránsito lento.  Por otro lado, aporta calcio y tiene la capacidad de descalcificar las arterias para llevar este mineral a los huesos, donde se lo necesita.

Por la variedad de vitaminas que posee, se recomienda a las personas convalecientes o con anemia. Se sugiere su consumo a quienes padecen de bocio debido a la falta de yodo, ya que contiene esta sustancia en gran cantidad.

Aplicaciones específicas

-En dietas para bajar de peso. Las peras contienen muy pocas calorías y un gran porcentaje de líquido, de modo que aportan al organismo nutrientes tales como potasio, vitamina C, hidratos de carbono de liberación lenta, betacaroteno y fibras solubles.

– Constipación. Ya desde la masticación la pera activa la producción de saliva, fundamental para el comienzo de una buena digestión, incrementada por la pectina. Su alto contenido en fibra regula el tránsito intestinal. En este caso se recomienda ingerir tres piezas al día.

– Diabetes. Si bien son dulces –una pera mediana tiene 70g de azúcar, en forma de levulosa-, su consumo ayuda a bajar los índices de glucosa en la sangre, y las fibras ayudan a expulsar el colesterol.

– Hipertensión. Una cura de peras por diez o quince días puede producir un estimable descenso de la presión arterial. En algunos casos, la cura se limita a uno o dos días a la semana, consumiendo entre un kilo y medio a dos kilos de esta fruta.

– Problemas prostáticos. Una infusión de hojas secas del peral bebida en dos tazas diarias antes de comer, ayuda en estas irregularidades.

– Gota. Su contenido de ácido fólico contribuye a la expulsión del organismo del ácido úrico. Se recomienda un vaso de jugo diario, durante diez días.

– Crecimiento de los niños. La abundancia de ácidos grasos y aminoácidos, contribuyen a la regeneración de tejidos y creación de masa muscular. Al favorecer también la eliminación del amoníaco en el cuerpo, los niños incrementan su inmunidad contra las agresiones bacterianas.

Contraindicaciones

El fruto del peral tiene propiedades digestivas. Debido a esto no es aconsejable consumir estos frutos en casos de diarrea y malestar estomacal, ya que puede aumentar los síntomas. Las infusiones de hojas de peral tienen propiedades diuréticas, por lo tanto no es recomendable de consumir en exceso por quienes tengan bajos niveles de potasio en el organismo. Estas infusiones no deben ser ingeridas en paralelo a una medicación de diuréticos.

Usos culinarios

-Para poder aprovechar al máximo todos sus nutrientes se recomienda consumirla al natural y con la cáscara incluida –muy bien lavada-.

-También se pueden utilizar en ensaladas, postres, compotas, jugos y batidos.

-Las peras son muy versátiles. Se pueden hornear escalfar, saltear, rostizar y asar muy bien. También se pueden usar como ingrediente en productos horneados y se pueden preparar en conservas, mermeladas y chutneys. Con las peras se puede hacer exactamente lo mismo que se hace con manzanas.

Consejos para su compra

Las peras se maduran una vez cortadas del árbol, y se puede reconocer las que no se encuentran maduras, porque tienen la pulpa más dura y ácida, y a medida que van madurando se ablandan y se vuelven más dulces. Por esa razón es muy importante conocer su punto justo al momento de elegirlas. Al comprarlas, deben estar firmes pero no duras. Como comienzan a madurar en el extremo del vástago, hay que optar por las que se empiezan a ablandar en esa zona. Al hacer una leve presión con el dedo, este punto debe ceder.

Conservación

-Luego de comprarlas hay que conservarlas en un lugar fresco y oscuro. Si se desea retrasar su maduración se puede colocar en la parte baja de la heladera.

– No se recomienda congelarlas.

– Una vez cortada, se aconseja rociarla con jugo de limón para evitar que la oxidación la ponga oscura.

Un dato interesante

Las peras muy maduras todavía son deliciosas, pero no sirven para servir enteras o en rebanadas. Se las puede usar en mousses, salsas o como sabroso añadido para espesar sopas, caldos o guisados.