Portada » Salud » Naturama » 10 causas poco dichas de la acumulación líquida

10 causas poco dichas de la acumulación líquida

Agosto 29, 2014

1. A mayor peso corporal, mayor posibilidad de retener líquidos. De hecho, la proporción de agua es más elevada en las personas de contextura grande o sobrepeso.

2. La tendencia a la retención aumenta con la edad.

3. Fumar provoca una acumulación innecesaria: la nicotina afecta la permeabilidad de los capilares y la circulación de todo tipo de líquidos en el cuerpo.

4. En la menopausia, el descenso de los estrógenos aumenta este trastorno en las mujeres.

5. Los edemas notorios en pies y tobillos pueden estar indicando una insuficiencia cardiaca.

6. La retención común se concentra desde el abdomen y las caderas a los tobillos.

7. Ciertos climas, como el calor excesivo, pueden contribuir a una mayor retención hídrica.

8. A partir de los 30 años, la retención de líquidos se convierte en un problema más frecuente.

9. La cafeína (gaseosas y café) y el alcohol, intensifican la acumulación de agua en el cuerpo.

10. Si se toma mucha agua y la diuresis no es frecuente, hay que controlar la cantidad de sal de las comidas, así como el consumo de enlatados, fiambres y encurtidos.

La opinión del especialista
Dr. Claudio Esteve, médico naturista especialista en fitoterapia. Experto Universitario en Homeopatia y Presidente Honorario de la Asociacion Naturista de Buenos Aires (ANBA)

P: ¿Cómo podemos mejorar la rutina de ejercicio físico para bajar de peso?

R: En principio, un chequeo general con el médico, que indicará los ejercicios más adecuados para ese momento y esa persona en particular. En líneas generales, las actividades más recomendadas son los ejercicios aeróbicos, la caminata, la natación, el yoga, el tai chi, el chi kung, la bicicleta (fija o móvil), el aqua gym, el pilates y el gimnasio leve o moderado.

P: ¿Qué otras prácticas recomendaría para potenciar el efecto de los diuréticos naturales?

R: Los ejercicios horizontales, como la natación, el remo, las bicicletas horizontalizadas, o cualquier otro ejercicio que mejore la absorción de líquidos de los tejidos mejorando la función cardiaca.

P: ¿Cómo fijar una rutina cotidiana que esté acorde con la condición física personal?

R: Una vez realizado el chequeo médico, se sabrá cuáles son los límites y las posibles dosis de ejercicios que cada uno necesita para revitalizarse. Siempre convendrá ir de menor a mayor exigencia, de tal manera que siempre recomiendo iniciar con caminatas, ejercicios aeróbicos, electroterapia, dietoterapia, fitoterapia, yoga o chi kung. Luego de un periodo de uno a tres meses, se puede ir incrementando progresivamente el nivel de exigencia, el que nunca debe superar al estado físico del individuo, así como se debe considerar siempre al descanso y la dieta como parte integral del entrenamiento o del tratamiento.